Esto no es responsabilidad social corporativa: “Un cepillo oral-b igual a 2 sonrisas sanas”

Qué una marca regale sus productos, con su marca y con una campaña de comunicación deettrás para hacer saber al mundo que lo están haciendo no es, ni será nunca una acción solidaria.

Esto es marketing, también cuando se hace en África, o en cualquier otra parte del mundo económicamente deprimida.

Este es el caso de esta campaña de Oral-B, que ha decidido que regalar un cepillo de dientes por cada uno que compres a Mozambique es ser solidario. Y no es solidario principalmente por lo siguientes motivos:

1- Lo regalas tú con tu compra de un cepillo (por lo que te están cobrando el doble, o más, de lo que deberían cobrarte por este cepillo). Por una parte estás pagando el otro cepillo y por otra parte la campaña de comunicación que arropa esta iniciativa.

2-Deciden por ti que es mejor invertir tu donación en regalar unos artículos que lógicamente llevan su marca. La presencia de una marca es un país subdesarrollado tiene mucho más impacto que en “nuestro mundo” saturado, donde hemos crecido aprendiendo a evitar su influencia.

3- Como país subdesarrollado (aunque con múltiples intereses de otros países puestos en él, por su carbón, u otras materias primas, e incluso por las “almas” de los pobres mozambiqueños ), tiene un población menos formada e indefensa ante estrategias de marketing occidentales. Esta acción no dista demasiado de otras más polémicas como la caza de niños y adolescentes fumadores de las grandes tabacaleras en el continente africano. Muchos pensaréis, que un cepillo de dientes es mucho menos peligroso que el tabaco, y sí es cierto… en cierto sentido, pero no deja de ser una intrusión en una economía local (¿qué pasa si alguien vende cepillos de dientes en Mozambique y tu se los regalas a sus posibles compradores?). Pero de todas formas si este ejemplo os parece malo quizás s convenza más la acción de Nestle, repartiendo “leche materna”, generando una dependencia irracional de leche industrial a madres que podrían alimentar ellas mismas a sus hijos.

Estoy de acuerdo con impulsar el desarrollo de zonas subdesarrolladas; la RSC, me parece el mejor invento del siglo pasado, peor lo que no me gusta nada es que me intenten vender solidaridad a precio de lavado de cerebro.

Creatividad y remuneración de concursos

Hace unos días salió a la luz este interesante estudio realizado a profesionales de la publicidad. Es un estudio lleno de interesantes directrices sobre el mercado pero sin duda dos de las que más me han llamado la atención son las que dan nombre a este titular: Creatividad y remuneración de concurso.

Creatividad: es un valor fundamental en todos los aspectos de la vida y por lo tanto en la publicidad también. Ser diferentes, ser la agencia que hizo eso que me gustó tanto vende más que aquella que hizo una campaña eficaz, con poquitos medios pero muy eficiente. Eso sí hay que tener en cuenta que esta es l opinión de los que venden publicidad, habría que preguntárselo a los anunciantes. Seguro que en los tiempos que corren (donde los ERES están a la orden del día) los clientes de estas agencias no tienen tan claro el valor de la creatividad. Mi apuesta personal, no descarta la creatividad, pero siempre en función de unos objetivos concretos. La creatividad por sí misma no vende, tan sólo distrae.

La remuneración de los concursos de publicidad: en muchas ocasiones me he preocupado de la ética y de la deontología del profesional de la agencia de publicidad, pero el cliente también debe ser coherente con unos principios mínimos. Los concursos se han convertidos en fuentes de ideas extraordinarias, en las que muchas agencias invierten su tiempo para finalmente ser víctima de un robo en toda regla. Es a lo que te expones teniendo que mostrar tus ideas, arriesgándote a que cojan lo mejor de unas otras y se las ofrezcan a una agencia cuya contratación ya estaba previamente acordada. Es complicado valorar la remuneración justa a percibir en caso de que tu campaña no sea la escogida, pero lo cierto es que una planificación ha requerido una inversión por parte de la agencia, que ha seguido unos pasos establecidos por el cliente que finalmente tiene que repercutir en un beneficio para ambas partes. Sin duda remunerar estos proyectos beneficiaría al sector y llevaría al desarrollo de propuestas más ambiciosas, ya que al menos la agencia tendría un mínimo asegurado.

¿Querrán los anunciantes asumir estos costes? Algunos ya lo hacen, quizás las agencias deberían plantearse la creación de una lista pública e clientes Gold y otra lista negra, para incentivar las buenas prácticas de los clientes de las agencias.

Responsabilidad Social Corporativa: Un mundo mejor para Joana

En septiembre del año 2000, en la Cumbre del Milenio, los 192 estados miembros de la ONU, se propusieron un reto: lograr un mundo mejor para todos en el año 2015.

Con el objetivo de alcanzar y difundir los OBJETIVOS DEL MILENIO PARA EL DESARROLLO, un grupo de las empresas más importantes de este país (Telefónca, Abertis, Repsol, Gas Natural,Iberdrola, Iberia…) emprendió conjuntamente y de la mano de la agencia Young and Rubicam (al menos en la fase inicial de la campaña) una acción de difusión de estos objetivos bajo el clame Un mundo mejor para Joana.

Para que no quedase todo en una declaración de buenas intenciones, Koffi Annan dijo: “No serán las Naciones Unidas las que alcanzarán los Objetivos del Desarrollo del Milenio. Deben alcanzarse en cada país a través de los esfuerzos conjuntos de los gobiernos y el pueblo”.

Esta es al menos la declaración de intenciones que reza la Web. Sinceramente la campaña lleva un tiempo en macha y no sabía nada de ella.

La campaña se prolonga a lo largo de 7 años, culminando en el 2015 momento en el que la protagonista de la campaña cumplirá (Joana) la mayoría de edad. En este momento Joana recapitulará y dará cuenta de los resultados, que a la vista de como está la cosa es muy poco probable que se cumplan. ¿En ese caso qué pasará con esta campaña? Desaparecerá (no creo que resulte demasiado complicado).

La idea en sí me parece de gran belleza, quizá lo que me haga mostrarme algo escéptico, es que además del curso de los acontecimientos, las empresas que están detrás de esta campaña son empresas cuya actividad resulta en muchas ocasiones criticable e incluso sospechosa de delitos contra el medioambiente, la salud o las economías locales.

Esperemos que Joanna tenga algo que contarnos y no se diluya en una simple campaña de lavado de cara. Quizá nos cuente que tal ha sido eso de ser una niña-marca desde los 8 añitos.

Al menos sirve de ejemplo para explicar el aspecto más comunicativos ( quizás menos práctico) de la RSC.

De la segmentación en el punto de venta al control del Gran Hermano

Tras leer este artículo de Marketin News en el que explican que ya se están probando tecnologías de reconocimiento facial para publicidad en el punto de venta.

La aplicación sería segmentar por edades, grupos sociales, etc, para ofrecer una determinada infomración segmentada a los consumidores. Pero te pedirán permiso para analizar tu rostro y etiquetarte, aprovecharán para “quedarse con tu cara” y con lo que compras también sin preguntarte si quieres ofrecer esa información.

Sin duda es una tecnología sorprendente pero tiene implicaciones éticas claras, y también sociales, porque este tipo de segmentación se puede considerar “racista” o “senofóbica” ya que etiqueta a su target en función de su aspecto. ¿Qué harán, ofrecerte vino de cartón si vas sin afeitar al supermercado?. Lo peor es que no nos percatemos de esto y cuando nos demos cuenta de su presencia sea porque nos sorprendemos a nosotros mismos delante del espejo arreglándonos para hacer la compra porque queremos compras más selectas.

Patentes biológicas: plantas con copyrigth

Este es un tema relativamentete novedoso para mí, pero desde mi ignorancia he tratado de informarme.

En mi opinión estamos ante una de esas cuestiones que hace enfrentarse al derecho y a la ética. Proteger las inversiones de los investigdores parece legítimo, pero porteger la propiedad de una determinada variedad de ser vivo, creada en laboratorio se merece un análisis concienzudo.

En primer lugar no se buscan nuevas especies por el afán desinteresado de jugar a ser Dios, si no porque estás nuevas especies se suponen más resistentes o más rentables. Por otra parte actitud totalmente anti-éticas como ya se han dado en algunas zonas de Africa por parte de supuestas acciones humanitarias consistentes en entregar semillas de plantas “castradas” a agricultores locales produciendo un nefasto doble efecto de dependencia, ya que la semilla no da lugar a plantas que se puedan reproducir, y la de desplazamiento biodiversidad de las especies autóctonas que fomran parte esencial del ecosistema de la zona, destruyendo la.

La visión distópica me sugiere que quizás algún día las corporaciones sean propietarias de todas las especies de consumo desplazando o extinguiendo el resto. Más poder para las coorporaciones y un problema medioambiental y económico de magnitudes insospechables.