Rebobine por favor: una metáfora del nuevo mercado

Os resumo el argumento sin destrozaros la película:


Dos “tíos” se quedan a cargo de un viejo videoclub en el que sólo tienen películas en VHS. El dueño del videoclub está de viaje buscando alternativas para mejorar u negocio mientras los dos individuos se quedan en la tienda. Los personajes no tardan en cargarse todas las cintas de vídeo. Para remediar el entuerto se les ocurre volver a grabar todas las películas ellos mismos, dando lugar a un nuevo género de películas, las películas <>.

Estas películas contra todo pronóstico lógico, se convierten en el codiciado objeto de deseo del barrio, logrando aumentar considerablemente los beneficios del establecimiento.

En definitiva, del visionado de esta película podemos extraer la siguientes conclusiones marketinianas:

  • Dale a la gente lo que te pide…cueste lo que cueste o en la medida en que te sea posible
  • En la nueva economía los beneficios vendrán en pequeñas dosis…aumenta su frecuencia de entrada. No fuerces márgenes imposibles.
  • Cuenta con la gente para crear. Al implicarlos en el proceso productivo se sentirán más vinculados al mismo. Fideliza a tu público.
  • Con creatividad lo viejo puede ser nuevo: reciclaje creativo todo ventajas: más barato, más ecológico, más accesible.
  • Si tu producto cumple una función social, la sociedad te recompensará usándolo.
  • El boca a boca ha sido, es y será el mejor invento publicitario de todos los tiempos. Deberías considerarlo un objetivo a alcanzar con tu plan de Marketing.

Bueno seguro que se pueden extraer algunas conclusiones más del film (si lo hacéis por favor compartirlas conmigo en el espacio de comentarios ;D).

Por otra parte la película tiene un gran acierto en cuanto a su promoción. Ha creado un canal en el que puedes ver contenidos de la película. No me refiero sólo al trailler sino también las famosas películas suecadas que graban durante la película los personajes, que realmente no se pueden ver (en su totalidad) en el film. Es decir han creado un canal con contenidos exclusivos para construir una comunidad en torno a la realización de versiones caseras de los grandes clásicos del cine, la respuesta no podía ser mejor.

Decenas de usuarios han hecho sus propias versiones creando un canal con un buen número de horas de entrentenimiento (sin contar lo divertido que resultan ese tipo de rodajes)

BE KIND REWIND

Simplemente brillante.

Cambio de modelo del negocio cinematográfico

Desde hace algún tiempo se habla de que el cine es un medio en crisis. En realidad no es la primera vez que esto pasa. el cine es un negocio de grandes altibajos muy sensible al interés que despierten las películas de la temporada. Recordemos el resurgir del género épico con Gladiator o el de las superproducciones con Titánic.

Quizá el tema de la piratería si influya en el número de personas que asisten a las salas, en las que por otra parte nos encontramos ante un negocio que dista de estar centrado en las películas, para hacerlo en todos los productos de consumo compulsivo que la acompañan  que encarecen la visita al cine hasta en un 150% sobre el precio de la entrada. Y eso si no tienes la desgracia de ser un padre de familia numerosa.

Bueno hasta aquí supongo que no os esto contando nada nuevo. Simplemente que tenemos un negocio del espectáculo centrado en la venta de palomitas. Es como un gran quiosco de golosinas con un letrero de hora y media.

Si lo que nos proponemos es salvar el cine como espectáculo  no como negocio paralelo a la creación de películas tendremos que replantearnos el negocio. En mi corta carrera como cortometrajista me he dado cuenta de que la película no tiene porque acabarse en la duración del metraje. Siempre quedan cabos que atar, curiosidades en torno a personajes o el pasado de la historia que se pueden satisfacer.

Propongo desde aquí volver al clásico programa de mano, pero desde una nueva perspectiva, haciendolo interactivo (que no es necesariamente sinónimo de digital). La sala tiene que ofrecernos algo más que cómodos asientos  una enorme pantalla. Tiene que ofrecernos una experiencia completa. ¿Por qué o jugar con los móviles del público durante una película de terror por ejemplo, enviándole los mensajes que recibe la aterrorizada protagonista o incluso la llamada del asesino ?

Hay cientos de cosas que pueden alear el fantasma de la piratería del negocio del cine, pero para eso los ahora lamentados implicados en el negocio tienen que abrir lo ojos a las nuevas posibilidades y no dejar que el cine, que por otra parte siempre es material de actualidad, se convierta en un espectáculo del siglo pasado, anticuado  de marcado carácter generacional.