La generación resaca (posiblemente una parodia de la generación Y)

Aviso importante, este es un relato de ficción, inoportuno y e injustificable dentro de los contenidos de mi blog… pero me apetecía escribir una tontería intrascendente (la culpa es de la MTV).

Antes de que se nos acabe el abecedario, los publicitarios (esa suerte de sociólogos con trabajo…donde lo haya), debemos encontrar una mejor manera de definir a las nuevas generaciones, y a los que emigramos de una a otra.

La generación resaca, puede definir a un grupo generacional que va desde los recientemente aparecidos en las tablas sociodemográficas, lo milenials, hasta algunos veteranos cuya definición nos hizo esperarnos mucho más de nuestras vidas.

La generación resaca, es una generación (o varias) de personas que:

  • Viven aturdidos por los excesos de generaciones anteriores y de su propia generación (antes de ser considerados como parte importante del conjunto de consumidores).
  • Viven en una mañana permanente en la que lo mejor del día está por llegar.
  • En un malestar general, físico (sedentarismo, mala alimentación, excesos de todo tipo…) y psicológico (infoxiación, multitasking…), permanente, que no es fácil de justificar en términos de memoria (como rezaba una viñeta que vi en Facebook hace unos días ¿alguien se acuerda de la época en la que vivíamos por encima de nuestras posibilidades?).
  • No sabríamos explicar muy bien porque hemos llegado hasta aquí, posiblemente porque nos hemos dejado guiar por aquellos con más experiencia, que siguen rigiéndose por las mismas reglas que en sus “viejos tiempos”, pero que por alguna razón no cambia el hecho de sentirnos solos a pesar de estar rodeados de gente.
  • Los méritos de antes, de poco valen ahora, el mercado ha cambiado.
  • Hemos invertido demasiado tiempo en aprender a hacer las cosas como se hacían antes.
  • Paradójicamente apenas sabemos hacer nada realmente útil por nosotros mismos: cultivar nuestros alimentos, criar nuestros animales… pero por contra somos unos superdotados re-elaborando productos elaborados: tortilla de patatillas; calimocho; “anything” custom (motos, coches, nuestro propio cuerpo)
  • La generación resaca vive intentando recordar tiempos mejores, que quizás nunca hayan vivido
  • La generación resaca ha pasado algunos de sus momentos más importantes literalmente sumergidos en alcohol, viviendo deprisa, y reviviendo sus vidas a través de su círculo de amigos (el “día después” en Facebook)
  • Es una generación que tendrá que inventarse muchas excusas para explicarle a sus hijos, esas criaturas que mantienen sus padres y no son sus hermanos, porqué salen en todas las fotos agarrados a un vaso medio vacío, con la camisa de fuera y forzando una sonrisa junto a “alguien” (que posiblemente no sea su actual pareja) en fotografías firmadas por un tal Tíllate.
  • Somos una generación tan informada de lo que hace la gente que conocemos que preguntar ¿qué tal te va? ha perdido todo el sentido.
  • Para ellos/nosotros se ha inventado la gamificación, que no sólo es un instrumento de motivación inmaterial. Para una generación que tarda mucho tiempo en cobrar por su trabajo, es también una forma de recordarse a sí mismos que han hecho algo a lo que quizás no le den importancia hasta tiempo después, cuando casi ni lo recuerden.
  • Todo lo que le importa a la generación resaca se puede encontrar por la noche, aunque es mejor comprarlo por el día.
  • Es la primera generación en la que comportarse es la calle como en casas puede suponer una sanción.
  • La generación resaca está llena de personas preparadas, exiliadas de su entorno natural en el que podrían desarrollarse plenamente.
  • La generación resaca está esperando a que una nueva ola los lleve de nuevo a tierra firme, para poder empezar de nuevo, pero la corriente los empuja mar adentro si dejan de nadar.

Esperemos que pronto llegue la generación Espidifen, aquella salvada por si misma, que ha aprendido a vivir con sus errores, porque sabe que probablemente los vuelvan a cometer, bien por ellos mismos o animados de nuevo por los “reyes de la noche” de tiempos pasados. La generación que sabe, que después de ese largo domingo de invierno ( sin trabajo,  después de habérselo gastado, y agotados de excesos) es solo el preludio de una larga semana, en la que tendrán la oportunidad de aprender por sí mismos lo que otros no han podido enseñarles.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s