Límites y creatividad

<Beta>Creatividad humana bajo el prisma de la teoría del caos

La creatividad es una consecuencia directa de la existencia de límites.

Puede resultar paradógico en una primera impresión pero en realidad es fácil de comprender.

El Teorema de incomplitud (Kurt Gödel, 1932) nos habla de la existencia límites a la hora de solucionar cualquier problema, incluso de la imposibilidad de solucionarlo a través de un conjunto de reglas y prendimientos

En primer lugar la creatividad es posible por nuestras limitaciones para encontrar la solución que resuelva 100% un problema, quizás el límite no sólo esté en nosotros sino en la propia naturaleza de las cosas.

Al ser posibles diferentes soluciones para un mismo problema la creatividad toma sentido. Sí fuésemos capaces de crear la solución perfecta para todos los problemas a los que nos enfrentemos, no tendríamos más solución que una, no habría necesidad de que continuásemos siendo creativos una vez solucionados los problema.

Esta teórica situación nos llevaría a un momento de equilibrio cero, es decir, cero problemas = cero soluciones, y cero creatividad es no creatividad. Estaríamos en una especie de “muerte térmica” de la creatividad, ya que toda la energía creativa se encontraría en forma de soluciones a problemas.

El objetivo de la creatividad no puede consistir en poner orden al desorden en el que debe desenvolverse. La creatividad incrementa la entropía (el desorden) de nuestro sistema (complejos social, ecológico…) pero no lo puede hacer hasta el punto de que todo sea creatividad.

La paradoja del Historiador:

Si todas las personas del planeta fuesen historiadoras no exisitiría la historia.

Existirían multiples historias todas diferentes y no habría quien las escuchase. Es ese momento la razón de ser de los hitoriadores carecería de sentido ya que todos ellos estarían escribiendo la misma historia consistente en un planeta lleno de humanos escribiendo que todos los humanos del planeta están escribiendo otras historias diferente a la suya, a su vez ninguna de esas historias sería cierta ni falsa al mismo tiempo.

La explicación es que si uno de los historiadores levantase la cabeza para leer la historia del otro, esta historia del otro tendría una razón de ser al tiempo que se convierte en falsa ya que hay un hitoriador que ha dejado de escribir para leer la historia de otro que escribía que todo el mundo estaba escribiendo algo que en ese momento se convierte en falso. “Verdad” y “razón de ser” se convierten en términos aparentenmente independientes en este supuesto.

La razón de la creatividad no es alcanzar la verdad absoluta.

Esta parábola, nos habla a su vez de la imposibilidad de que la creatividad sea una condición generalizada en el sistema. No todos pueden ser creativos (por capacidad, momento o posición). Y que precisamente ese grupo de no-creativos son los que le dan significado a la creatividad, su razón de ser y su verdad.

¿Cómo evita la creatividad la entropía?

Como hemos dicho, la creatividad no aporta soluciones completas a problemas completos. Generándose de esta manera un ciclo de retroalimentación, que tiene como producto nuevas cuestiones a resolver.

Esta retroalimentación es negativa generalmente, ya que la presión del entorno (por ejemplo el publicitario) impone unos límites (económicos, de formato, de experiencia) del que no puede salirse y que puede llegar a producir situaciones próximas al equilibrio (homeostasis) de no ser por los cambios en el entorno. Esto hace imprescindible la existencia de crisis (destrucción del sistema) para la manifestación de auténticos cambios, de una retroalimentación positiva, liberada de los límites de su entorno inmediato (en este ejemplo hablaríamos del mercado publicitario).

Está doble condición del proceso de retroalimentación aplicado a la creatividad puede justificar la existencia de una creatividad conservadora y otra disruptiva.

Si desenvolvemos este razonamiento podemos llagar a pensar que la creatividad en sí misma no es capaz de generar conocimiento (al menos en cuanto a creatividad y no en cuanto herramientas para manifestarla como la comunicación y el diseño), pero que a pesar de eso sí es útil como mecanismo para la adaptación progresiva entre problemas y soluciones humanos.

En la vida real lo vemos todos los días, somos conscientes de que no siempre tomamos las mejores decisiones pero que al mismo tiempo es imprescindible tomar alguna decisión.

Creativos, vuestro trabajo es maravilloso pero es difícil que cambie el Mundo, a pesar de convertirlo en un lugar mejor.

Nota del autor:

Entiéndase este texto como “inspirado” en las teorías del caos. No busco postular ninguna teoría transversal, si no ampliar la comprensión de los fenómenos de la comunicación y del marketing a través de otras perspectivas teóricas actuales.

Este es el primero de una serie de artículos que inspirados en la teoría del caos, tratarán de ofrecer una nueva perspectiva del fenómeno e la comunicación social y comercial.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s