Cambio de modelo del negocio cinematográfico

Desde hace algún tiempo se habla de que el cine es un medio en crisis. En realidad no es la primera vez que esto pasa. el cine es un negocio de grandes altibajos muy sensible al interés que despierten las películas de la temporada. Recordemos el resurgir del género épico con Gladiator o el de las Superproducciones con Titánic.

Quizá el tema de la piratería si influya en el número de personas que asisten a las salas, en las que por otra parte nos encontramos ante un negocio que dista de estar centrado en las películas, para hacerlo en todos los productos de consumo compulsivo que la acompañan  que encarecen la visita al cine hasta en un 150% sobre el precio de la entrada. Y eso si no tienes la desgracia de ser un padre de familia numerosa.
Bueno hasta aquí supongo que no os esto contando nada nuevo. Simplemente que tenemos un negocio del espectáculo centrado en la venta de palomitas. Es como un gran quiosco de golosinas con un letrero de hora y media. 
Si lo que nos proponemos es salvar el cine como espectáculo  no como negocio paralelo a la creación de películas tendremos que replantearnos el negocio. En mi corta carrera como cortometrajista me he dado cuenta de que la película no tiene porque acabarse en la duración del metraje. Siempre quedan cabos que atar, curiosidades en torno a personajes o el pasado de la historia que se pueden satisfacer.
Propongo desde aquí volver al clásico programa de mano, pero desde una nueva perspectiva, haciendolo interactivo (que no es necesariamente sinónimo de digital). La sala tiene que ofrecernos algo más que cómodos asientos  una enorme pantalla. Tiene que ofrecernos una experiencia completa. ¿Por qué o jugar con los móviles del público durante una película de terror por ejemplo, enviándole los mensajes que recibe la aterrorizada protagonista o incluso la llamada del asesino ? 
Hay cientos de cosas que pueden alear el fantasma de la piratería del negocio del cine, pero para eso los ahora lamentados implicados en el negocio tienen que abrir lo ojos a las nuevas posibilidades y no dejar que el cine, que por otra parte siempre es material de actualidad, se convierta en un espectáculo del siglo pasado, anticuado  de marcado carácter generacional.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s