Haciéndose las preguntas adecuadas por Isaías

Isaías ha muerto esta semana a manos de Eta. Una muesca más en su cinturón, una familia destrozada, y una cicatriz más en la democracia.

Raúl, hace interesantes reflexiones sobre el tema. Antes de empezar con este pots sólo quiero señalar mi condena al atentado, pues como dicen los de Mecano “un muerto no vive más”.

Desde mi punto de vista, el problema del País Vasco no es un problema político, ni policial sino social. Por eso pienso que es hora de replantearse las mismas cuestiones sobre el terrorismo de ETA. ¿A dónde nos llevan las preguntas que nos hemos hecho durante 30 años?, preguntas como las siguientes:

  • ¿Cuándo derrotaremos al terrorismo?
  • ¿Pactar o no pactar con terroristas?
  • ¿Somo los buenos?
  • ¿Dejarán de matar?

Preguntas típicas cuyas sesudas respuestas han sido carne de titulares durante años. Pero realmente responder a esas preguntas no nos lleva a una solución sobre el terrorismo. En mi opinión no porque el terrorismo, como bien indica Raúl, no es un problema del que aprieta el gatillo, sino de todo el contexto social que lo rodea.

Las acciones contra el terrorismo deberían ir dirgidas a la estructura de la sociedad vasca. Buscar la integración voluntaria de la sociedad. Es básico, en clásico libro de Tsun Zu “El arte de la guerra” lo dice claramente: No se trata de derrotar a un pueblo entero (o a una parte de él), se trata de conquistar un espacio social y cultural, respentando a sus habitantes e integrandolo en un proyecto común que no tiene porque agredir a su identidad. Yo soy gallego, me siento gallego y me gusta pertenecer a España, y a Europa. Las fronteras son abstracciones mentales, las peculiaridades culturales las conforman conjuntos de personas y no dibujos en un mapa.

Mi propuesta contra el terrorismo es la siguiente, seguramente no sea la mejor, pero al menos es otra, diferente a las que ya han fracasado:

  • Evangelización” en los valores comunes a todos los Españoles-Europeos: centrada entre otros aspectos en la promoción de las virtudes del Estado de las Autonomías como una fórmula ejemplar de organización territorial (aunque en el aspecto político haya que seguir avanzando al respecto), que permite la existencia de identidades regionales y la pertenencia a una “red” de autonomías como medio de unión de fuerzas para alcanzar determinados objetivos; sociedad conectada de culturas locales (contraglobalización= comunicaciones globales + respeto a las identidades locales)
  • Hacerse las preguntas adecuadas: todos lo deberíamos hacer, sobretodo los medios de comunicación los políticos y la sociedad (no es fácil a mi sólo se me ocurren unas pocas):
    • ¿Después del terrorismo qué?
    • ¿Cómo se forma un terrorista?¿Se puede interceptar esa formación?
    • ¿Por qué una parte de la sociedad los acepta y los protege?
    • ¿Hasta cuando vamos a seguir cayendo en los mismo errores?¿se ha agotado las creatividad de nuestros dirigentes? Por mí, equivocaos las veces que haga falta, pero mejor si esos errores son diferentes cada vez.
  • Valerse de los avances en coatching empresarial: la sociedad en su conjunto tiene objetivos comunes, esto la convierte en una gran empresa, ¿porque no aprender de quien lleva toda la vida dirigiéndolas?

¿Qué más decir? Sólo que lo siento. Las balas no deciden, las personas sí. Eso nos hace más fuertes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s