El Sindrome de Desconexión de la Publicidad Personalizada

Vale me he vuelto a sacar un nombre de la manga, pero ¿se entiende no?

Lo que planteo es lo siguiente: si cada vez más la publicidad es la responsable de la generación de contenidos en los medios (por mucha imparcialidad de la que quieran presumir los periodistas de toda la vida, siempre desde que existen los periódicos el periodismo se ha sustentado en la publicidad para financiarse, a través de una relación de conveniencia absoluta), y para generar esos contenidos se basa en estudios de mercado, esto es en lo que el consumidor quiere, con el perfeccionamiento de las técnicas de investigación y buscando la máxima personalización del mensaje publicitario podría ocurrir lo siguiente:

Qué el público se acostumbre a tener siempre lo que quiere, qué no conozca nada que no le interese, limitando así su espacio de relación con el entorno al espacio que abarquen sus propios intereses. Todo esto genera una sociedad desconectada, ya que con la mayor parte de las personas con las que nos relacionamos son más las cosas que nos separan que las que nos unen ¿no?.

Puede que esto sea una realidad inalcanzable en la práctica… al menos hoy por hoy y tal y como lo planteo. Pero si vemos por ejemplo lo que sucede con la televisión y esa nefasta tendencia a darle al público lo que pide vemos que ha tenido unas consecuencias dramáticas en el medio:

-Repetición de formatos televisivos en todas las cadenas.
-Discriminación salvaje de públicos: las amas de casa se volvieron las amas de la televisión. El mayor medio de difusión de cultura en manos de uno de los sectores menos preparados (sin animo de ofender).
-Perdida de confianza en el medio por parte de los anunciantes (los periódicos han perdido lectores desde hace años pero los anunciantes siguen apollando el medio porque no pasa eso con la televisión?)
-Desaparición de los horarios infantiles.
-Los canales temáticos no son lo mismo: los españoles llevamos muchos años sentados y tragando lo que nos echen, quizá porque cubria todas nuestras espectativas, incluso adaptabamos nuestros horarios al de los programas de televisión. Ahora nos sentamos y nos obligamos a zapear sin descanso en busca de algo que parezca interesante. (Esto es como el big bang, de la expansión -multiplicación desaforada de canales- pasaremos a una concentración -servicios que seleccionen por nosotros lo que queremos ver-).

Pues quizá solo sea una cuestión tecnológica, y pronto nos encontremos con que este debate tiene vigencia ¿A quién le tocará asumir responsabilidades entonces?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s